Tag : escritura

Sudores en el Backstage

Si alguna vez os habéis subido a un escenario a interpretar una obra de teatro, una canción, una performance, o simplemente a hablar en público ante una cantidad importante de personas, sabréis a lo que me refiero.
Desde fuera se nos ve sonreír al auditorio, recitar la primera frase del guión o inyectar ese acorde distorsionado que hace que todos empiecen a mover los pies. Parece tan fácil.
Lo que ellos ignoran es lo que pasa justo antes, en el backstage, tras la cortina que nos separa del más implacable (e infalible) de todos los críticos: el público.
 
A los escritores les pasa lo mismo cuando nuestro libro sale a la venta. Es cierto que no se trata de una actuación en directo, el trabajo ya está hecho y no podemos empeorar (ni mejorar) lo que escupe la imprenta, pero es más dramático. Nuestra obra, pensada, documentada, escrita y reescrita, y reescrita, y reescrita… va a llegar a un lector que la ha elegido entre otros centenares de la librería, y la leerá sin saber lo que va a encontrarse. Sin sentir la menor consideración con el autor. Y así debe ser.
 
Cubierta_La Ciudad de la Memoria_26mm_050115.inddEl autor se ve expuesto, desnudo, ante la mirada del lector. La novela deja de ser suya, ese secreto tan íntimo y bien guardado, una gota que pasa a formar parte del océano de novedades editoriales. El lector, a partir de entonces, arrugará el ceño ante determinadas páginas, quizás se salte alguna descripción, tal vez desee que este capítulo fuera mas corto. Incluso es posible que encuentre momentos de placer, comprensión y disfrute que justifiquen la lectura: lo que solo encontramos en los libros y que las películas, televisión y videojuegos no pueden darnos. La lectura es una práctica activa, y la novela culmina cuando conseguimos que el lector la complete. Aunque eso, claro está, no sucede siempre.
 
Quizás ahora entendáis el titular, estos últimos momentos previos, cuando la historia es aún solo mía y, paradójicamente, deseo que eche a andar en la pasarela literaria. Esa en la que todos pueden y deben opinar.
 
Así que permitidme disfrutar de estos preciosos instantes, antes de que se levante el telón.

Scrivener, la mejor ayuda informática para escritores ( y 2)

la primera parte de este artículo está AQUÍ

 

¿Por qué necesito un software de escritura? (algo más que un procesador de textos)

 

1-   Porque soy una persona muy desordenada. Un software de estas características puede ayudarme a mantener un mínimo orden en mis proyectos largos, sin coartar mi creatividad.

 

2-    Porque soy una persona muy ordenada y necesito mantener un control completo de mi proyecto: de dónde viene, a dónde va, y qué pasa por en medio.

 

3-    Porque puedo ver mi historia de un solo vistazo y eso es algo que echo en falta cuando escribo un texto complejo y largo.

 

4-    Porque puedo editar, tramar, escribir, corregir, en un único programa en lugar de ir cambiando de pantalla, de libreta o de software. Esto me permitirá centrarme más en lo que importa: escribir.

 

5-    Porque así mi proyecto forma parte de mi cueva de escritor, de ese lugar en el que cuando me decido a entrar dejo mi otro yo fuera y me dedico a ser la persona que escribe. Reíros si queréis, pero me resulta de lo más importante.

 

13281942-NaNo2013-2screens-lg

 

¿Por qué Scrivener y no otro? (ahora hay una gran oferta de programas similares)

 

1-     Porque es realmente barato. Scrivener cuesta 40$ americanos, en torno a los 30 €. Un precio muy bajo para todo lo que aporta sobre nuestra escritura.

 

2-   Por el desarrollo del software. Scrivener recibe numerosas actualizaciones gratuitas, que siguen desarrollando el programa. Además, las mejoras se basan en consultas y demandas de la comunidad Scrivener, escritores y usuarios, que saben exactamente lo que echan en falta en el “Mundo Word”.

 

3-    Por su gran flexibilidad. Puedo adecuar el programa a mis necesidades y personalizarlo cuanto quiera, en lugar de adaptarme yo a un esquema rígido. Literalmente, cada usuario tendrá una sesión de Scrivener diferente.

 

4-    Por la potencia de prestaciones en la corrección, algo que olvidamos muchas veces. Corregir puede ser una tarea tediosa e ingrata, pero con Scrivener se vuelve algo potente que mejora de manera definitiva nuestro manuscrito.

 

5-    Por el control sobre la estructura narrativa. Gracias a su interface puedo ver el texto de muchas maneras diferentes y cambiar la estructura del mismo de manera muy sencilla, encontrando soluciones que de otra manera no se me habrían ocurrido.

 

 

Si quieres saber más cosas de Scrivener, no te vayas muy lejos. Me he dado cuenta de que hay mucha gente que no se atreve a empezar en Scrivener sin ayuda, así que suelo hacer unos talleres presenciales en valencia como este taller que empieza a final de este mismo mes

 

Bájate la versión de prueba en  http://www.literatureandlatte.com/scrivener.php y échale un vistazo. Para Windows y para Mac.

La Ciudad de la Memoria, en enero de 2015

SONY DSC

  Un placer poder escribir esta entrada para dar noticias concretas. Os informo que a finales de enero de 2015 está planificada la publicación de mi primera novela "La Ciudad de la Memoria", que saldrá en la colección Tapa Negra de la Editorial Almuzara.

  Ha sido un largo camino hasta aquí, pero en realidad no es más que el principio. Ahora viene la promoción y preparación del lanzamiento, así que me veréis más por las redes sociales para ofreceros en esta web y otros lugares información y feedback sobre cosas que puedan interesaros: la aventura de ser publicado, cuestiones sobre narrativa, el software Scrivener, historia de Valencia, cine negro, género negro en particular y literatura en general, música de los setenta y jazz clásico, y otras cosas que pueblan esta ciudad donde viven Mejías y Berta y que estoy empeñado en amueblar para que a los habitantes (vosotros) os valga la pena la estancia en ella.

Como siempre, puedo contestaros a cualquier cosa que os interese, aqui a la izquierda tenéis los iconos para seguirme en las redes sociales, si os apetece.

Un abrazo, buen verano a todos, y comenzamos la aventura de vivir en La Ciudad de la Memoria.

III Taller Scrivener en Valencia

highres-scrivener-logo-2

Tengo el placer de anunciaros una nueva edición (la tercera) de los talleres que imparto sobre Scrivener en Valencia (en  Bibliocafé), durante los meses de abril y mayo.

El curso constará de 5 sesiones los jueves a las 19h, de 2 horas de duración cada una. En esta aumentaremos el trabajo práctico dentro del aula, puesto que es el trabajo personal con el programa la clave del dominio del mismo.

No hay que estudiar, hay que usar Scrivener.

 Programa del curso:

      -Sesión 1 (25 de abril): Fundamentos y filosofía del software. Cómo empezar. 

      -Sesión 2 (2 de mayo): Organizar mi proyecto. Qué información puede contener Scrivener.

      -Sesión 3 (9 de mayo): Personalizar el entorno. Metas y ayudas. Nuevos enfoques de nuestros proyectos.

      -Sesión 4 (16 de mayo):Corregir nuestros textos con Scrivener. La compilación, el paso previo al manuscrito.

      -Sesión 5 (30 de mayo): Resumen del curso y repaso práctico del trabajo de los talleristas.

El coste del curso es de 85€ e incluye una consumición en cada sesión. Es importante que os traigais un portátil, si podéis.

El curso va dirigido a los que os queráis escribir un texto con estructura (novela, tesis, etc), y que os encontréis en cualquier estado de producción del mismo: texto terminado a falta de revisión, escritura en proceso, planificación de la estructura, o incluso fase previa antes de empezar. La flexibilidad del programa es tal que da para ello. Incluye asímismo un descuento en la adquisición del software (cuyo PVP sin descuento es de unos míseros 40$ americanos).

 Juntos desentrañaremos los misterios de este programa, y garantizo a los asistentes que habrá un antes y un después en su escritura tras este taller intensivo. Podéis apuntaros en info@bibliocafe.es.

 De nuevo mi agradecimiento a la gente de Scrivener (la web de Literature&Latte), por su apoyo. Sigo siendo (que yo sepa) el único que realiza estos talleres en España, pero el entusiasmo despertado alrededdor de Scrivener es tal que imagino que dentro de poco se sumarán otros profesores en distintas ciudades. 

El taller de scrivener está organizado por el grupo literario valenciano El Cuaderno Rojo (ECR).

Scrivener en Quiero Escribir

descargar_ipadEs posible que conozcais la existencia de una nueva revista digital para escritores (y lectores exigentes) llamada Quiero Escribir. Lo fascinante de esta revista es una cuestión dobre: se trata de una publicación gratuita, en sus distintas versiones para Ipad y en pdf. Y además… tiene más de cien páginas! Excelente.

 

En el número de enero ocupa portada el gran escritor de Al-Andalus (y mejor persona) Sebastián Roa, y en el próximo número… saldrá alguien que todo el mundo conocerá (no puedo contar más si quiero conservar todas mis extremidades).

 

En lo que a mi atañe hay una novedad: me han propuesto colaborar en la sección de tecnología para escritores… con artículos sobre Scrivener. Así que en breve espero poderos mostrar el resultado de esta colaboración.

 

Como posdata: la jefa de prensa de Literature&Latte afirma que podemos contar con la actualización de scrivener para windows en castellano… para algún momento de abril. ¡Sé que hay más de uno interesado por esto!

Scrivener en español para el próximo diciembre

Llevaba un tiempo ausente, pero espero que las siguientes entradas compensen semejante ejercicio de inactividad. Para empezar, os traigo una noticia estupenda y muy esperada: ¡en diciembre tendremos una actualización gratuita de Scrivener en español!

La versión actual del programa es la 1.2.5.0, de 13 de agosto, sin embargo los chicos de Literature&Latte no han estado ociosos desde entonces, ni mucho menos. El pasado jueves, a través de su página de Facebook el pasado jueves anunciaron la subida a la web de una versión beta de esta próxima actualización, que se probará por voluntarios durantes las próximas semanas, y que el desarrollador cree poder lanzar a principios del próximo diciembre; es decir, ya mismo.

La nueva versión se llamará 1.5., y el salto numérico conlleva un equivalente de salto tecnológico: los desarrolladores se han propuesto equiparar la versión de windows a la de mac en breve, y ya preparan el desarrollo de Scrivener 2.0 para alcanzar el desarrollo de mac en algún punto de verano de 2013.

Entre las nuevas características de scrivener, quiero destacar Las nuevas características de Scrivener 1.5. destaco mis novedades favoritas en negrita:

-Scrivener ahora importa/exporta archivos OPML, freemind .mm, CSV.

-Implementada la función import and split

-Importación de proyectos de scrivener

-Imagen de fondo en full screen

-Preview mejorada antes de imprimir

-Imprimir tarjetas del panel de corcho

-Imprimir outliner 

-Comentarios y anotaciones en el inspector

-Opciones de anotaciones, pies de página y comentarios mejoradas

-Nuevos lenguajes: español, chino, alemán, francés, ruso.

-Mejorada la velocidad de ejecución del programa

-Opciones de compilar mejoradas

-Compatible con Windows 8

Libros sobre escritura creativa (I)

Los que me conocen saben de mi inclinación por los libros de literatura creativa. Poseo un par de estantes repletos junto a mi escritorio y una creciente carpeta virtual en formato kinddle.

No es la primera vez que alguien me pide consejo por este tipo de libros, y mi respuesta suele parecerme poco concreta. Así las cosas, creo necesarias unas entradas al respecto: así podría averiguar lo que pienso, ayudar a aquellos que anden un poco perdidos y, de paso,… ahorrarme repetir argumentos.

Pero vayamos al tema. ¿Qué significa literatura creativa? ¿Acaso toda la literatura no es creativa? En realidad se trata de una traducción directa de “creative writing”. Alrededor de los años 20 del siglo XX, las universidades norteamericanas incluyeron en sus programas educativos un espacio para enseñar a componer textos literarios. Poco a poco fue extendiéndose esta actividad entre centros públicos, privados y freelance, hasta el punto de que en la actualidad muchos autores viven de sus seminarios y talleres literarios más que de las ventas de sus novelas. Ahora mismo existe un gran mercado de publicaciones y cursos de lo más variopinto. Un mercado, todo hay que decirlo, cerca de la saturación.

En España la cosa está aún en pañales, tanto en la enseñanza como en las publicaciones al respecto. También es cierto que el mercado aquí es mucho menor. Pero, vamos, todos los libros que de una manera u otra tratan de enseñar a escribir ficción, podríamos considerarlos dentro de este polémico epígrafe de “Literatura Creativa”.

Yo añadiría algo más. La literatura creativa parte de la base de que se puede enseñar a escribir ficciones, en contra de la postura defendida por otros de que la literatura es un arte que no se puede enseñar, y que depende exclusivamente del talento innato, el aprendizaje por libre o de la llamada de las caprichosas musas.

Imaginaréis que defiendo la primera postura: un cirujano o un abogado estudian para dominar su oficio. Incluso un escultor o un pintor deben aprender técnicas de sus profesores antes de desarrollar sus potencialidades. En esto estamos de acuerdo pero, por alguna razón, cuando llegamos a la escritura no solemos tenerlo tan claro. El caso es que muchos pueden llegar a escribir ficciones que merezca la pena leer. Ayudan ciertas aptitudes, es cierto, pero el factor definitivo es el esfuerzo, la implicación personal en el arte de la ficción. El éxito, el fracaso, o convertirse en un artista mejor o peor… ya son otra cuestión.

En la próxima entrada os explicaré mi clasificación subjetiva sobre los tipos de libros de creación literaria que nos encontramos en el mercado.

Tengo que soñar más

Esta noche he tenido una experiencia literaria-onírica que quiero compartir aquí.

Soñaba que leía el relato de un importante autor español sobre un legendario literato ya muerto, probablemente J.L. Borges (¿ve el lector a dónde se encamina mi torpe ausencia de detalles?). Se me ocurrió una idea para continuar el cuento: un personaje adicional, mi alter ego, se introducía en una nueva historia explorando los pasos del genial (y supuesto) argentino, por una serie de peripecias filosóficas (nótese de nuevo la falta de concreción por mi parte) que le llevaban a transmutarse en un nuevo ser distinto al del inicio, tampoco similar al literato al que perseguía, sino una espalda y una cara al mismo tiempo de su persona, reflejada en un espejo a la vez, el principio y fin de su existencia (pido algo de compasión por lo grosero de esta prosa).

La cuestión es, y aquí empieza lo interesante, que entonces yo averiguaba EXACTAMENTE la historia que quería contar, me despertaba en mi casa del Mar Menor. En el comedor me esperaba Miriam, envuelta en sábanas y…. gatos. Conversábamos un poco sobre las motivaciones de los personajes, por la verosimilitud de sus acciones, los puntos de giro, el suspense añadido, el tono a usar, etc, hasta que, no solo la historia encajaba perfectamente, sino que además nos ofrecía tres o cuatro posibilidades más de transformarla en el mejor relato que jamás hubiéramos escrito.

En ese preciso instante me desperté… en esto que llamamos mundo real, un sueño dentro de un sueño dentro de un sueño. Al mirar el reloj he visto que pasaban de las cuatro y media de la madrugada. Al darme cuenta de que ya no había más sueños posibles en esta serie onírica de muñecas rusas he comprendido, y me resulta complicado expresarlo mejor, he comprendido todas las variables y detalles del cuento que había soñado dentro de mi sueño. Era tan claro para mí que podría recitarlo sin esfuerzo, tanto que me he dicho: “no necesito escribirlo en una libreta, lo haré mañana, de día”. Una parte de mí ha temido que al volverme a dormir alguna mano burlona borrara, como armada con un rectángulo Milán nata, todo lo que había soñado, así que me he levantado para anotarlo todo en una libreta pequeña que tenía en el comedor.

De mi cama al comedor hay que recorrer aproximadamente ocho metros del piso: levantarse de la cama, rodearla, abrir una puerta, pasar entre los gatos por un tramo de pasillo, abrir otra puerta y alcanzar con tres pasos la mesa sobre la cual me esperaba la libreta. Un trayecto que se completa en apenas unos segundos. Durante ese recorrido ha pasado algo extraño. He sentido como si una gran figura de forma extravagante se viniera abajo a mi paso, como si estuviera formada por un montón de frágiles ladrillos a los que alguien hubiera olvidado poner argamasa o cemento: caían hasta el suelo, se hacían añicos, los pisaba sin querer quebrándolos en fragmentos aún más pequeños. De esta manera, cuando he abierto la libreta y empuñado el bolígrafo me he sentido vacío: “El relato va de…” “El autor se llama…” “La acción empieza cuando…”. Era incapaz de recordar nada. Me he sentido asombrado pero también triste y fascinado. Aquella historia que me había conmovido segundos antes ya no es nada, solo unos garabatos ininteligibles en mi cuaderno.

Esto me recuerda una cosa: hace ya nueve años soñé con un detective bajito y torpe, que se introducía en un decorado de la película “El sueño eterno” y que, entre desaguisados y aciertos inconcebibles, a pesar de sus evidentes carencias, lograba hacer triunfar su voluntad. Esa noche tampoco pude escribir lo que había soñado, pero sí que tecleé tres páginas donde explicaba quién era ese personaje. Esas páginas reposaron en mi disco duro unos años, evitando por fortuna formateos, borrados accidentales y mudanzas informáticas, hasta que al fin me aventuré a crear al detective Mejías y a escribir su historia, o al menos parte de ella.

Es curioso cómo son los sueños, y lo sorprendente es el poco caso que solemos hacerles. Yo esta noche he aprendido algo crucial: tengo que soñar más.

II Taller de Scrivener en Valencia

Al fin el segundo taller de Scrivener en Valencia es una realidad. Durante el próximo mes de octubre dirigiré de nuevo un taller presencial de escritura con Scrivener en Bibliocafé

El curso constará de 5 sesiones, de 2 horas de duración cada una, los jueves de octubre (del 4 al 25), de 19 a 21 horas. La quinta y última sesión es de repaso práctico de los contenidos y del trabajo de los talleristas y se consensuará su fecha con los asistentes. 

Empezamos el 4 de octubre. El coste del curso es de 85€ e incluye una consumición en cada sesión.

El curso va dirigido a los que os encontréis en cualquier estado de una obra: texto terminado a falta de revisión, escritura en proceso, planificación de la estructura, o incluso fase previa antes de empezar. La flexibilidad del programa es tal que da para ello. Incluye asímismo una tutoría personalizada y un descuento en la adquisición del producto (cuyo PVP sin descuento es de unos míseros 40$ americanos).

 Juntos desentrañaremos los misterios de este programa, y garantizo a los asistentes que habrá un antes y un después en su escritura tras este taller intensivo. Podéis apuntaros en info@bibliocafe.es.

El cartel anunciador del taller y el programa aproximado del mismo podéis encontrarlo aquí.

 Quiero agradecer desde aquí a la gente de Scrivener (la web de Literature&Latte), por su apoyo. Se trata aún de los primeros talleres realizados de este programa en España, ¡y esperemos que no sean los últimos! El Taller de scrivener está Organizado por el grupo literario valenciano El Cuaderno Rojo (ECR).

Empezar otra novela

No es fácil, no es nada fácil.
Si alguno ha escrito o ha intentado escribir una novela, sabrá el esfuerzo que se precisa. Yo vengo del mundo de los cuentos, es decir, durante años he escrito algo más de 30 relatos, e incluso he escrito adaptaciones de obras teatrales y (oh, Dios mío) las canciones y el texto de cinco musicales. Al ser ingeniero, normalmente monto al principio una columna vertebral de mi historia, una osamenta, y una vez terminada le voy poniéndo órganos, carne, piel, etc.

Hasta llegar a la novela. Montar esa primera estructura de "La Ciudad de la Memoria" me llevó muuuucho tiempo, demasiado. Era como llevar en brazos tres kilos de blandiblú, se me escapaba por todos lados. Al final llegué a conocoer mi blandiblú, por así decir, y supe dividirlo en "cajas narrativas". Algunas estaban más llenas, otras un poco más vacías. Tuve que compensar. Reeencribir, tirar, romper, escribir otra vez….

Pantallazo de mi proyecto actual
 

Pero lo que quiero decir es que ya volvería a hacerlo así. Una trama detectivesca necesita precisión, lógica, coherencia, ritmo y, para mí, mucha carne en los fogones: que no se trata de una sucesión de peripecias más o menos entretenida, sino que sea la expresión externa de una verdad literaria que propone el autor, y que tenga más de un nivel de lectura. Ya no se trata de tener una percha y vestirla, es más bien como ser agricultor: seleccionar la semilla, la tierra, el abono, vigilar la germinación, podar lo que se muere, enderezar lo que crece, cuidar las raices, en fin, perfilar este ser vivo que se trae uno entre manos.

Estos últimos meses he aprendido oficio y técnicas narrativas, y uno se siente más seguro. He aprendido a no documentarme tanto y tan a lo loco (esto era debido a mi complejo de inferioridad con los valencianos de toda la vida), a narrar sólo lo que hace avanzar la historia, mejorar mi revisión y mi poda de frases, averiguar qué es lo esencial, y sobre todo, qué es lo que quiero contar.

Así que estamos ahora con la segunda novela. A ver qué pasa.