Blog

Lo más importante si quieres escribir

Lo sé, abordar este tema es hablar de perogrulladas. Ya, pero precisamente por eso las olvidamos. Y es que los tópicos contienen mucha enjundia, el problema es que nos solemos aproximar a ellos de manera vulgar.

A lo que iba: lo más importante para ser novelista es LEER Y ESCRIBIR. Mucho, y bien.

Ya advertía que era una perogrullada, pero también os digo que no existe mejor consejo para alguien que quiera dedicarse a escribir, o por lo menos es el primer consejo que debería dársele.

LEER: No mentiríamos si dijéramos que los grandes escritores son grandes lectores. Los autores dotados de la perspicacia en su narrativa, capaces de encontrar un frente literario por abrir, o de contarnos cosas de una manera que nos parece nueva, o simplemente capaces de tocarnos, no lo han hecho por casualidad. Poseen una titulación en la mejor Universidad literaria del mundo: la vasta obra de la literatura mundial. En palabras de John Gardner, si uno no es capaz de comprender porqué los grandes escritores encontraron sus soluciones para narrar maravillas nosotros tampoco lo haremos por nuestros medios.

ESCRIBIR: La narrativa es un músculo, y los músculos se ponen a punto en el gimnasio. En nuestro caso la bancada de abdominales está en el escritorio. Tan sencillo como eso. Si no escribes con frecuencia, cada día, o tres o cuatro veces por semana como mínimo, todo lo que eres como narrador se acaba viniendo abajo, porque se pierde el oficio. Da igual si trabajas en tu novela, si escribes un cuento corto, realizar un trabajo de taller o simplemente experimentas reescribiendo una escena de alguien que admiras (de hecho transcribir párrafos de nuestros autores predilectos es un pasaporte seguro para averiguar qué admiramos de ellos). Da igual, el caso es escribir.

Si escribes con frecuencia quiere decir que escribes mucho, y eso quiere decir que cada palabra no “pesa” tanto en tu responsabilidad de escritor. Cuando escribía muy de vez en cuando me parecía que el momento de escribir era “sagrado” un momento importante, en el que algo grande podría surgir. Ahora me doy cuenta de que no, de que uno simplemente escribe, y luego debe decidir qué material deja fuera y cual no. El hecho de escribir una tarde no es tan importante. Lo que sigue siendo inigualable, eso sí, es estar inmerso en el proceso de creación de nuestra obra. Si perdieras mañana 10.000 palabras (o tuvieras que cortarlas de tu manuscrito por indicaciones del editor) daría igual, pues en poco tiempo teclearías otras para superarlas. Escribe. Siempre.

Por cierto, el segundo mejor consejo para ser novelista es: “¡Déjalo!”. Una de las grandes pruebas que debe superar alguien que pretenda dedicarse a escribir es superar este segundo consejo. A ver is lo conseguís, insensatos.

6 Comments Published

by Fernando , post on 28 marzo 2012 | Responder

Tienes una errata en el título. Por otra parte muy interesante tu blog. Me he hecho seguidor tuyo. Espero poder leer pronto tu novela.

by Santiago , post on 29 marzo 2012 | Responder

Vaya! Eso me ocurre por haberle cambiado el título a mitad de post. Al principio era “Lo más importante si quieres ser novelista”. Pero ya está arreglado. ¡Gracias!

by Raúl , post on 28 marzo 2012 | Responder

Sigue así, Santiago

by Nieves , post on 28 marzo 2012 | Responder

Sólo con leer lo escrito en negrita llegas al fondo del asunto. Muy buen artículo.

[…] todo caso, ya hablé de esto hace no mucho. Pero esta secuencia, indudablemente, tiene más fuerza.    Comparte […]

[…] tiempo escribí un post bastante obvio: el mejor consejo si quieres escribir… Ahora viene la segunda parte. Os dejo […]