Blog

Libros sobre escritura creativa (I)

Los que me conocen saben de mi inclinación por los libros de literatura creativa. Poseo un par de estantes repletos junto a mi escritorio y una creciente carpeta virtual en formato kinddle.

No es la primera vez que alguien me pide consejo por este tipo de libros, y mi respuesta suele parecerme poco concreta. Así las cosas, creo necesarias unas entradas al respecto: así podría averiguar lo que pienso, ayudar a aquellos que anden un poco perdidos y, de paso,… ahorrarme repetir argumentos.

Pero vayamos al tema. ¿Qué significa literatura creativa? ¿Acaso toda la literatura no es creativa? En realidad se trata de una traducción directa de “creative writing”. Alrededor de los años 20 del siglo XX, las universidades norteamericanas incluyeron en sus programas educativos un espacio para enseñar a componer textos literarios. Poco a poco fue extendiéndose esta actividad entre centros públicos, privados y freelance, hasta el punto de que en la actualidad muchos autores viven de sus seminarios y talleres literarios más que de las ventas de sus novelas. Ahora mismo existe un gran mercado de publicaciones y cursos de lo más variopinto. Un mercado, todo hay que decirlo, cerca de la saturación.

En España la cosa está aún en pañales, tanto en la enseñanza como en las publicaciones al respecto. También es cierto que el mercado aquí es mucho menor. Pero, vamos, todos los libros que de una manera u otra tratan de enseñar a escribir ficción, podríamos considerarlos dentro de este polémico epígrafe de “Literatura Creativa”.

Yo añadiría algo más. La literatura creativa parte de la base de que se puede enseñar a escribir ficciones, en contra de la postura defendida por otros de que la literatura es un arte que no se puede enseñar, y que depende exclusivamente del talento innato, el aprendizaje por libre o de la llamada de las caprichosas musas.

Imaginaréis que defiendo la primera postura: un cirujano o un abogado estudian para dominar su oficio. Incluso un escultor o un pintor deben aprender técnicas de sus profesores antes de desarrollar sus potencialidades. En esto estamos de acuerdo pero, por alguna razón, cuando llegamos a la escritura no solemos tenerlo tan claro. El caso es que muchos pueden llegar a escribir ficciones que merezca la pena leer. Ayudan ciertas aptitudes, es cierto, pero el factor definitivo es el esfuerzo, la implicación personal en el arte de la ficción. El éxito, el fracaso, o convertirse en un artista mejor o peor… ya son otra cuestión.

En la próxima entrada os explicaré mi clasificación subjetiva sobre los tipos de libros de creación literaria que nos encontramos en el mercado.

2 Comments Published

by Antonio Martínez Mata , post on 15 septiembre 2012 | Responder

Me parece muy interesante esa vena didáctica.
Espero con interés las próximas entradas.
Pueden abrirnos nuevos e insospechados caminos.

by Santiago , post on 16 septiembre 2012 | Responder

Hola Antonio. Estupendo que te guste el post y espero que las siguientes entradas también te resulten interesantes.