Blog

Finalizó el primer taller presencial de scrivener

El pasado jueves 31 de mayo impartí la cuarta y última sesión de los primeros talleres presenciales de Scrivener en Bibliocafé. De hecho, según los desarrolladores del software, se trata del primer taller presencial que se realiza en castellano.

Creo honestamente que el resultado no ha podido ser mejor. A pesar de tratarse de un taller muy especializado he tenido 11 alumnos (en la sala realmente no cabíamos más, con nuestros ordenadores) que han aguantado las 4 áridas y complejas sesiones con altas dosis de estoicismo, ilusión y trabajo, conscientes del mundo de posibilidades que se les abre delante, pero en el cual deberán trabajar por su cuenta.

Quisiera agradecer a mis alumnos su paciencia conmigo: ha sido mi primer taller presencial de Scrivener y no es lo mismo que dirigir seminarios. Si ellos han aprendido algo sobre el programa, yo he aprendido cómo ser más efectivo mostrando sus virtudes y posibilidades, y eso me ha hecho modificar mis planes iniciales sobre la marcha. Con todo, creo que el objetivo principal se ha cumplido: mostrar el inicio del camino, y proporcionar conocimientos suficientes para que cada uno adapte este entorno de creación a su forma de trabajo, manías, etc, de una manera personal y única.

Por cierto, chicos y chicas, cuando terminéis algún trabajo hecho con Scrivener decidmelo y hacedme sentir orgulloso.

Muy probablemente realizaré un nuevo taller presencial de scrivener en ocutubre, así que permaneced atentos a este medio.

2 Comments Published

by Mar , post on 6 junio 2012 | Responder

¿Has pensado realizar uno en Alicante?

by Santiago , post on 7 junio 2012 | Responder

Hola Mar. Pues la verdad es que no, no lo he intentado. Aquí en Valencia tengo el local con infraestructura (Bibliocafé) y alumnos suficientes. Otra cosa que hemos visto imprescindible para los talleres es que es necesario quedar cada semana, dejando tiempo para que los alumnos puedan, entre tanto, practicar en casa. Un taller intensivo de uno o dos días creo que resultaría de menos utilidad.

Pero por supuesto si hay gente suficiente en Alicante y un local con garantías estaría dispuesto a impartir allí unos talleres. No está tan lejos (y yo en julio no trabajo por la tarde). Aunque lo veo complicado, eso sí.