La dama del Lago (1947)

—Tengo miedo, es maravilloso.
(La Dama Del Lago, 1947)

 De nuevo Marlowe de protagonista, en otra película basada en una novela de Raymond Chandler, aunque en este caso es Robert Montgomery quien encarna al detective, además de dirigir este curioso y denostado experimento fílmico. La Dama Del Lago es una película vilipendiada por la crítica, que sin embargo se encuentra en todas las antologías sobre cine negro.

La razón de esta paradoja reside en que se trata de la primera película del cine filmada íntegramente con la técnica de la cámara subjetiva. Efectivamente, Marlowe solo aparecerá cuando se refleje en un espejo (como en la imagen que mostramos), o sus manos se adelanten para tomar algún objeto; oiremos su voz, veremos como la bella señorita Fromsett se acerca a nosotros para besarnos, nuestra vista se nublará ante los golpes o los narcóticos.

  Porque el propósito del director es que nosotros seamos el protagonista, como indicaba la publicidad: “starring YOU and Robert Montgomery”. Esta circunstancia hace que la historia dependa en exceso de este recurso formal, pero también produce secuencias de un innegable interés.

Marlowe se prepara para el golpe definitivo, ante el temor de Adrianne Fromsett, con quien mantiene una relación que da bandazos de confianza. Pero ahora hay mucho en juego. Mucho que perder, y mucho que ganar.

Para saber más, se puede acceder aquí (http://www.imdb.es/title/tt0039545/) al enlace con la base de datos del IMDB.

 O también puedes mirar aquí (http://www.filmaffinity.com/es/film855145.html) en Filmaffinity.