El Halcón Maltés (1941)

—A usted no la creímos, creímos a sus 200 dólares. Nos pagó más que si hubiese dicho la verdad y lo bastante más como para que no importara.
(El Halcón Maltés, 1941)

Esta vez se trata de una película basada en una novela de Dashiell Hammett, llevada a la gran pantalla anteriormente en dos ocasiones, en 1931 y 1936. También se trata de la primera película dirigida por John Houston (quien también escribiría el guión). Estas dos circunstancias desanimaron a la estrella de la Warner George Raft, y propiciaron que Humphrey Bogart asumiera el rol del detective Sam Spade, papel que le catapultó a un estrellato que ya no abandonó jamás.

Bogie comparte protagonismo con Mary Astor, y se rodea de actores inolvidables como Sidney Greenstreet y Peter Lorre, que le seguirían en varias películas, incluyendo Casablanca. El Halcón Maltés se considera en la mayoría de las antologías como la película que inaugura el periodo del cine negro norteamericano que finalizará con Sed de Mal (1958), de Orson Welles.

La cinta se convirtió en el epítome del cine negro, y la inauguración de una serie de películas basadas en la figura del detective o un personaje con rol semejante (El Sueño Eterno, Historia de un Detective, Perdición, La Dama Del Cuadro, etc), con unos diálogos cínicos y afilados, y una trama densa y endemoniadamente intrincada. Una película imprescindible, que sigue ocupando un lugar honorable en la historia del cine: una película para revisitar, si es que no la habéis visto aún.


 

Sam Spade se entrevista con la señorita O’Shaugnessy, que le ha mentido sobre su identidad y sobre sus verdaderas intenciones, después del asesinato de Archer, socio del detective. Space deberá conducir esta relación con cuidado, pues lo acercará al borde de un precipicio que ahora ni siquiera imagina, y que le obligará a plantearse de nuevo sus convicciones.

El Halcón Maltés mereció tres nominaciones para los Óscar, aunque en principio se trataba de un proyecto modesto que obtuvo un éxito inesperado tras rodarse en dos meses con algo menos de 300.000 dólares de presupuesto. Se utilizaron tres estatuillas de halcón maltés, que costaron en total 700 dólares; hoy en día cada una de ellas está valorada en más de un millón de dólares. Humphrey Bogart aportó su propia ropa para el personaje, una práctica habitual del estudio Warner Brothers para ahorrar presupuesto.La película se cierra con una inmortal cita, que alude al texto de Shakespeare La Tempestad, y que fue sugerida por el propio Bogart:
-¿De que estaba hecho el halcón?
-Del material con el que se hacen los sueños

Para saber más, se puede acceder aquí al enlace con la base de datos de IMDB.

O también puedes mirar aquí en Filmaffinity.