Blog

Una labor de amor

     Me acuerdo de cómo empezó todo; parece que fue ayer.
   Era una de esas reuniones del grupo literario El Cuaderno Rojo. Estábamos hablando de actividades futuras cuando Jordi Llobregat nos mostró un power point que trazaba las líneas maestras de un festival de género negro a realizar en la ciudad de Valencia para el siguiente año. Atravesábamos los estertores del verano de 2012, y Jordi proponía anunciarlo oficialmente apenas unos meses después. Y la primera edición sería en mayo de 2013. Era una locura. Sin embargo, unos cuantos nos apuntamos al proyecto, ignorantes de a dónde podrían llevarnos nuestros pasos.
    32 meses y 3 ediciones después, el balance es 105 actividades realizadas y de 124 participantes en total, un festival que va encontrando su público año tras año. Y un sueño, de esos que uno no cree posible cuando lo sueña solo.
11262339_10202744247686317_1612129997_n
  En esta edición, debo confesar que me he emocionado con Bernardo Carrión, entrevistando con diligencia a nuestros invitados; Marina López, en su traducción fervorosa de la maravillosa charla de Yasmina Khadra; Jordi Llobregat, perdiendo horas y horas de sueño en pos de la perfección; María, siempre atenta a cada pequeño detalle; Javier, nuestro becario cum-laude, los voluntarios, volcados en un proyecto tan exigente a cambio de tan poco; la dedicación y cariño, en definitiva, del resto de colaboradores y sobre todo del público, de ese público que responde de manera creciente, cada año, y que parece no tener techo.
  Tantos recursos propios y de empresa empleados, horas robadas a quienes viven con nosotros, con reconocimiento o sin él, porque distamos de ser un festival perfecto, aunque en ello estamos. Es un intercambio descabellado, un pacto absurdo, que solo puede entenderse por lo siguiente: Valencia Negra es el resultado de una labor de amor. 
     En estos tiempos oscuros, la cultura nos parece a muchos el único remedio posible contra la falta de valoración crítica. La cultura no solo nos entretiene, nos ayuda a saber decidir mejor, a entendernos mejor. Y nos hace tanta falta. Igual que el amor. Somos una sociedad crispada y airada, no diré que sin motivos, pero con una proyección de nuestros instintos que amortigua el hecho de lo que somos: criaturas sociales destinadas a convivir juntas más que a enfrentarnos. Valencia Negra es solo un granito de arena para este propósito; hay muchas otras iniciativas, y mucho más relevantes, pero precisamente por eso reivindico este esfuerzo desinteresado que intenta de manera descabellada (y a veces exitosa) inspirar y dar fuerzas. Patrimonio de quien se atreva más a dar que a recibir. Una labor de amor de todos los que participan en ella.
11289609_10202744225245756_1290729372_n

VII Taller Presencial de Scrivener y Estructuras narrativas

Estáis a tiempo de apuntaros a la séptima edición de los talleres presenciales que imparto sobre Scrivener en Valencia (en Wayco, calle Gobernador Viejo, 29), desde el 26 de mayo al 30 de junio. El curso consta de 6 sesiones de 2 horas de duración (de 19 a 21h). Además de adentrarnos en los entresijos de Scrivener, exploraremos las estructuras narrativas más usadas y los alumnos podrán aplicarlas a sus proyectos mediante este increíble software.

Captura de pantalla 2014-04-15 08.37.31

¿A quén está dirigido?

A todos aquellos que escriban textos de cierta longitud, tanto literarios como académicos, y que os encontréis en cualquier estado de producción del mismo (texto terminado a falta de revisión, escritura en proceso, planificación de la estructura, o incluso antes de empezar). Si buscáis un software para escribir, documentaros, corregir y crear una estructura, Scrivener proporciona todo esto en un único programa. Para windows y mac. Ya traducido al español.

¿Cuáles son las condiciones?

El coste del curso es de 85€ por las 6 sesiones. Es muy recomendable traerse a clase un portátil. Se incluye asimismo un 25% de descuento en la adquisición del software (cuyo PVP sin descuento es de unos míseros 40$ americanos). 

¿Cuáles son los contenidos del curso?

Sesión 1 (martes, 26 de mayo): Fundamentos y filosofía del software. Cómo empezar. Importar un trabajo anterior. El binder/archivador. Nociones básicas sobre estructura narrativa.

Sesión 2 (martes, 2 de junio): Datos asociados a los documentos. Organizar el texto en Scrivener. Documentación.

Sesión 3 (martes, 9 de junio): Personalizar el entorno. Metas y ayudas. Búsquedas y colecciones.

Sesión 4 (martes, 16 de junio): Corregir con Scrivener. Compilar y publicar el texto definitivo.

Sesión 5 (martes, 23 de junio): Aplicación del paradigma de tres actos. Aplicación del esquema del Camino del Héroe. Aplicación del desarrollo de la trama en 7 y 22 pasos.

Sesión 6 (martes, 30 de junio): Aplicación práctica de los contenidos del curso a los proyectos de los alumnos. Dudas.

Podéis apuntaros enviando un mail a hola@wayco.es 

De nuevo mi agradecimiento a la gente de Scrivener (la web de Literature&Latte), por su apoyo.

De negro y respetable

Últimamente acudo a diversos festivales y charlas que donde se cuestiona habitualmente sobre el boom que sufre en la actualidad el género negro, tanto en su versión literaria como en series de televisión y la gran pantalla, fenómeno que llega ya a nuestro cine nacional (acentuado por el reciente éxito de «La Isla Mínima»).
Cuando nos preguntan a los autores por el presente y futuro del género, casi todos decimos lo mismo, lo cual puede ser fruto de nuestra falta de previsión o, más probablemente, de nuestra convicción en las fuerzas que están en juego.
El boom es peligroso en la literatura, porque la onda expansiva se lo lleva todo y luego no queda nada. En Pamplona Negra, el diario de Navarra usó como titular «Por qué la novela negra se autodestruirá». En Valencia Plaza, unos de los puntos de discusión fue «Del Boom al Crash».
Music Group  The KinksCuando The Kinks fue introducido al Rock and Roll Hall of Fame en 1990 (el tercer grupo británico que lo consiguió, tras Beatles y Stones), su líder Ray Davies tomó la palabra para dirigirse al público que abarrotaba la sala con sus galas de fiesta, esmoquin y pajaritas. «Viendo a todo el mundo aquí esta noche, me doy cuenta de que el rock and roll se ha convertido en algo respetable». El público aplaude creyendo que se trata de un piropo sin intención, hasta que el líder de The Kinks remacha con un suspiro teatral: «¡Qué desastre!». La audiencia ríe sin saber por qué. No tienen opción.
Que estas palabras salieran de la mente tras un banda rebelde de los suburbios del norte de Londres, que durante toda su carrera desafió con sus letras y su actitud a los poderes establecidos y que denunció las diferencias sociales, subraya el hecho de que el rock and rolll era algo más que un pasatiempo agradable con el que movíamos nuestros pies entonando letras sonrojantemente sencillas. El rock’n’roll es actitud, sacudir lo establecido, cuestionarse lo que se da por sentado.
La novela negra corre actualmente ese mismo peligro. Las editoriales han descubierto un filón de oro (o de plata, o de bronce, dados los tiempos actuales) y destinan gran parte de su maquinaria a abastecer al público sin filtros de calidad o con autores que no creen en el género y que se apuntan a una moda pasajera esperando buenas ventas. Es la gallina de los huevos de oro (o de plata, o de bronce) que, conociendo nuestro empeño patrio, corre el riesgo de terminar seca y sin fruto.
Ojalá me equivoque, y el género noir (que en nuestro país está levantando, dicho sea de paso, una gran cantidad de nuevos festivales) no termine convertido en algo respetable, domesticado, desprovisto de su descarnado nuecleo, ese que explora los rincones más oscuros de nosotros mismos. El que trata de explicar por qué, en la noche sin luna, una niña camina llorando por las calles sin que nadie la auxilie mientras, oculto en su abrigo de sombras, un siniestro personaje sonríe para sí mismo.

Yo, mi, conmigo

Para mí la definición de literatura implica cierto pago de nuestro amor propio. Hablamos de textos que se escriben con la necesidad de ser leídos por otras personas para dotarlos de verdadero significado, textos que sin la figura del lector carecen de intención.
 
Un lector al que reclamamos que abandone sus quehaceres y se concentre en nuestra obra. Una exigencia nada desdeñable, donde el autor muestra su ego, ya que si carece de él, ¿porqué querría nadie leerlo?
 
estimaNos sentimos importantes cuando alguien lee un texto nuestro y habla bien de él (a otra escala podríamos decir algo parecido de las redes sociales). Algo se nos hincha en el pecho, algo que en ocasiones nos lleva a creernos lo que no somos. Como muchas cosas en la literatura, tal y como yo lo entiendo, se trata de manejar paradojas: por un lado nuestro ego crece y nos sentimos capaces de mayores logros, por otro lado, tener una imagen distorsionada de nuestras habilidades  no nos ayuda a contar la historia.
 
He aquí la primera paradoja: uno debe creer a muerte en su idea de literatura, pero al mismo tiempo debe ser capaz de escuchar las críticas. ¿Alguien puede ayudarnos a manejar esta paradoja? Es uno mismo quien debe hacerlo, y ese es uno de los mayores problemas del artista, me parece. 
 
No olvidemos que, por mucho que lo creamos, no somos especiales. Como dice un amigo mío, si fuéramos genios hace tiempo que el mundo ya lo habría descubierto por nosotros.

Pamplona Negra, feliz oxímoron

Solemos entender que «negro» es sinónimo de oscuro, deslucido, desafortunado, de lo que debemos evitar. Esta semana pasada, Pamplona ha sido justo el extremo contrario de esta interpretación. Liderados por el gran Carlos Bassas y con el importante apoyo de Baluarte, Pamplona Negra ha irrumpido con insospechada fuerza en el panorama de los festivales de género negro de nuestro país, que en los últimos años sufren una multiplicidad que, lejos de hastiarnos por su repetición, nos alegran y nos sorprenden cada pocos meses.

10940540_10202127647631701_3028596444103306058_nMi intervención estaba prevista para el último día, una mesa redonda interesante (moderada por Alejandro Pedregosa, y donde me escoltaban Víctor del Árbol, Alexis Ravelo, Paco Gómez Escribano y Leo Coyote, por lo que no iba a tratarse de una tarde aburrida). Podéis escucharla en este enlace.

Empezamos a las 16:30h, y la respuesta del publico de Pamplona (casi 100 personas, aunque en otras actividades superó las 300) nos dejó boquiabiertos, así como su atención e interés. Definitivamente, necesitamos este tipo de iniciativas, que difunden cultura, el alimento de los campeones.

La mayoría de los conflictos que laten en nuestro país residen en ciertas carencias culturales que nuestros gobiernos no han sabido o no han querido paliar. Es el momento de que las iniciativas personales, comunitarias, pero fundamentalmente ciudadanas, asienten las bases del mañana. No vamos a arreglar el país a base de festivales de novela negra, pero crear una clima de normalidad en el consumo y la comprensión de la cultura generada por los artistas de nuestro territorio es una cita a la que no podemos faltar, y que nos ayudará a mejorar nuestros pasos futuros.
Leer, compartir conocimientos, debatir, descubrir, hay que apostar por ello. Como hacen ciertos festivales. Como ha hecho Pamplona Negra.

Pamplona esta semana ha sido negra, sí, pero también brillante, esperanzadora, un gigantesco sofá junto al fuego del conocimiento donde todos hemos sido invitados.
Feliz oxímoron, pues. Por muchos años.

Sudores en el Backstage

Si alguna vez os habéis subido a un escenario a interpretar una obra de teatro, una canción, una performance, o simplemente a hablar en público ante una cantidad importante de personas, sabréis a lo que me refiero.
Desde fuera se nos ve sonreír al auditorio, recitar la primera frase del guión o inyectar ese acorde distorsionado que hace que todos empiecen a mover los pies. Parece tan fácil.
Lo que ellos ignoran es lo que pasa justo antes, en el backstage, tras la cortina que nos separa del más implacable (e infalible) de todos los críticos: el público.
 
A los escritores les pasa lo mismo cuando nuestro libro sale a la venta. Es cierto que no se trata de una actuación en directo, el trabajo ya está hecho y no podemos empeorar (ni mejorar) lo que escupe la imprenta, pero es más dramático. Nuestra obra, pensada, documentada, escrita y reescrita, y reescrita, y reescrita… va a llegar a un lector que la ha elegido entre otros centenares de la librería, y la leerá sin saber lo que va a encontrarse. Sin sentir la menor consideración con el autor. Y así debe ser.
 
Cubierta_La Ciudad de la Memoria_26mm_050115.inddEl autor se ve expuesto, desnudo, ante la mirada del lector. La novela deja de ser suya, ese secreto tan íntimo y bien guardado, una gota que pasa a formar parte del océano de novedades editoriales. El lector, a partir de entonces, arrugará el ceño ante determinadas páginas, quizás se salte alguna descripción, tal vez desee que este capítulo fuera mas corto. Incluso es posible que encuentre momentos de placer, comprensión y disfrute que justifiquen la lectura: lo que solo encontramos en los libros y que las películas, televisión y videojuegos no pueden darnos. La lectura es una práctica activa, y la novela culmina cuando conseguimos que el lector la complete. Aunque eso, claro está, no sucede siempre.
 
Quizás ahora entendáis el titular, estos últimos momentos previos, cuando la historia es aún solo mía y, paradójicamente, deseo que eche a andar en la pasarela literaria. Esa en la que todos pueden y deben opinar.
 
Así que permitidme disfrutar de estos preciosos instantes, antes de que se levante el telón.

Relato regalo: Cinco

Este 2014 ha sido, de verdad, para olvidar.

Lo bueno es que 2015 aparece más luminoso y prometedor que nunca en el horizonte. Quiero compartir estos buenos presagios con vosotros, así que os ofrezco un regalo. Se trata de un relato que escribí hace años, y que resultó ganador del Premio Gandalf de relato que organizó la Sociedad Tolkien Española en 2009.

1473033_10151753388031316_1394214294_n

Ilustración de Tomás Hijo sobre la Batalla de los Cinco Ejércitos (no os perdáis el trabajo de este artistazo).

El relato se titula "CINCO" y narra lo acaecido en La Batalla de los Cinco Ejércitos… el mismo título que cierra la trilogía cinematográfica de El Hobbit, estrenado hace apenas unos días en nuestro país. Intento ser todo lo fiel posible al desarrollo de la batalla, y al mismo tiempo introduzco cinco distintos puntos de vista: con cinco personajes, cada uno de los cuales pertenece a unos de los cinco ejércitos citados.

Algunos personajes son conocidos, otros inventados, otros rescatados del olvido. Todos con su propia voz. Y con su propia suerte.

En fin, mis mejores deseos y que os guste. Nos vemos en 2015!

Link de descarga: Cinco – Santiago Álvarez

La Valencia desaparecida

   Este es el título de un libro editado por Temporae, una editorial especializada en fotografía antigua, y cuyos autores son Ángel Martínez y Andrés Giménez, que fue presentado en la anterior feria del libro de abril.

imagen121708g

   Recorriendo sus páginas revisitamos rincones conocidos de la geografía urbana de la capital del Turia, observando las diferencias entre la actual y la que antes fue. Imposible no sentirse sobrecogido al contemplar el anterior aspecto del famoso rincón del Banco de Valencia, o el edificio de la Pagoda donde antes se encontraba el onírico Palacio de Ripalda… o los alrededores de la catedral, por poner solo unos ejemplos.

imagen121640g

   Semejante maravilla puede encontrarse en las páginas de este libro, que siempre os podrán encontrar en la librería Railowsky, donde hasta la semana pasada una exposición fotográfica desgranaba algunas de las mejores instantáneas que se congregan en el citado libro.

imagen121641g

   Quien olvida su historia está, por un lado, destinado a repetirla, y por otro deja de saber quién es y cómo ha llegado a serlo. Por lo tanto, os animo a acudir a estas maravillos sas páginas de papel. Si preferís las electrónicas podéis hacerlo también en este blog: La Valencia desparecida.

Si estás interesado en conocer Scrivener…

…estás de suerte, puesto que en estos momentos puedes acceder a la siguiente información:

Seminario GRATUITO sobre Estructuras Narrativas y su aplicación a Scrivener, el martes 21 de octubre en Wayco. Puedes apuntarte AQUÍ.

Curso de 12 horas (6 sesiones) sobre manejo de Scrivener para novelistas, periodistas, investigadores, etc. Empieza el martes 28 de octubre, en Wayco, y puedes incribirte AQUÍ.

13281942-NaNo2013-2screens-lg

Para descubrir si Scrivener es lo que necesitas, puedes consultar un artículo sobre este particular que he dividido en dos partes: PARTE1 y PARTE2.

 

 

 

Scrivener, la mejor ayuda informática para escritores ( y 2)

la primera parte de este artículo está AQUÍ

 

¿Por qué necesito un software de escritura? (algo más que un procesador de textos)

 

1-   Porque soy una persona muy desordenada. Un software de estas características puede ayudarme a mantener un mínimo orden en mis proyectos largos, sin coartar mi creatividad.

 

2-    Porque soy una persona muy ordenada y necesito mantener un control completo de mi proyecto: de dónde viene, a dónde va, y qué pasa por en medio.

 

3-    Porque puedo ver mi historia de un solo vistazo y eso es algo que echo en falta cuando escribo un texto complejo y largo.

 

4-    Porque puedo editar, tramar, escribir, corregir, en un único programa en lugar de ir cambiando de pantalla, de libreta o de software. Esto me permitirá centrarme más en lo que importa: escribir.

 

5-    Porque así mi proyecto forma parte de mi cueva de escritor, de ese lugar en el que cuando me decido a entrar dejo mi otro yo fuera y me dedico a ser la persona que escribe. Reíros si queréis, pero me resulta de lo más importante.

 

13281942-NaNo2013-2screens-lg

 

¿Por qué Scrivener y no otro? (ahora hay una gran oferta de programas similares)

 

1-     Porque es realmente barato. Scrivener cuesta 40$ americanos, en torno a los 30 €. Un precio muy bajo para todo lo que aporta sobre nuestra escritura.

 

2-   Por el desarrollo del software. Scrivener recibe numerosas actualizaciones gratuitas, que siguen desarrollando el programa. Además, las mejoras se basan en consultas y demandas de la comunidad Scrivener, escritores y usuarios, que saben exactamente lo que echan en falta en el “Mundo Word”.

 

3-    Por su gran flexibilidad. Puedo adecuar el programa a mis necesidades y personalizarlo cuanto quiera, en lugar de adaptarme yo a un esquema rígido. Literalmente, cada usuario tendrá una sesión de Scrivener diferente.

 

4-    Por la potencia de prestaciones en la corrección, algo que olvidamos muchas veces. Corregir puede ser una tarea tediosa e ingrata, pero con Scrivener se vuelve algo potente que mejora de manera definitiva nuestro manuscrito.

 

5-    Por el control sobre la estructura narrativa. Gracias a su interface puedo ver el texto de muchas maneras diferentes y cambiar la estructura del mismo de manera muy sencilla, encontrando soluciones que de otra manera no se me habrían ocurrido.

 

 

Si quieres saber más cosas de Scrivener, no te vayas muy lejos. Me he dado cuenta de que hay mucha gente que no se atreve a empezar en Scrivener sin ayuda, así que suelo hacer unos talleres presenciales en valencia como este taller que empieza a final de este mismo mes

 

Bájate la versión de prueba en  http://www.literatureandlatte.com/scrivener.php y échale un vistazo. Para Windows y para Mac.